El amor puede hacer milagros.

Un hombre trabajando en los muros de su casa, encontró un espacio hueco entre las paredes de madera.
hombre,muros,lagartija,clavada,10 años,amor,milagros

Mientras el hombre echaba abajo los muros de su casa, se dio cuenta de que allí había una lagartija inmóvil, porque un clavo, desde fuera, le había atravesado una de sus patitas y la había hecho permanecer fija en la pared.

El dueño de la casa, viendo esto, sintió piedad y curiosidad, al mismo tiempo. Cuando estudió el clavo, se dio cuenta que había sido clavado hacía diez años, cuando la casa fue construída. Esto lo hizo pensar… ¿Qué habría ocurrido entonces?
Pareciera que la lagartija había sobrevivido en esa posición durante diez años. Es muy extraño que estuviera en un oscuro muro en esa posición durante diez años sin moverse. ¡Prácticamente imposible, inimaginable!


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Entonces, el hombre se preguntó cómo esta lagartija, con su patita clavada allí desde entonces, habría podido sobrevivir durante diez años sin dar un solo paso. Así que, paró de trabajar y observó a la lagartija durante un rato, preguntándose qué podría haber hecho, y cómo ella habría conseguido alimentarse.
Más tarde, sin saber de dónde venía, apareció otra lagartija, con alimento en su boca.
El hombre quedó aturdido y emocionado al mismo tiempo. ¡Otra lagartija la había estado alimentando durante los diez años que había permanecido clavada en la pared…!
Una lagartija fue alimentada por otra, incansablemente, durante diez largos años, sin perder la esperanza en su compañera. 
¡Esto era Amor!
¡Tanto amor, un amor tan precioso!
Tanto amor ha tenido esta pequeña criatura…
¿Qué no puede lograr el amor?
¡Puede hacer maravillas!
¡Puede hacer milagros!
Si una criatura tan pequeñita como una lagartija puede amar así… Imagínate cómo podríamos nosotros amar si lo intentamos… Imagínate lo que podríamos lograr por otros y por nosotros mismos, si amáramos así!!!
A veces sentimos que lo que hacemos es una gota de agua en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota.

Artículos relacionados

Valoro el amor que me das

Mereces mi respeto, conoces mis defectos y mis debilidades, mis dudas, mis errores, mis malos ratos. Y aún así decides estar conmigo, valoro tu...

Dar es algo que no tiene nada que ver con el sacrificio

Dar es algo que no tiene nada que ver con el sacrificio Dar es algo que no tiene nada que ver con el sacrificio, con...

Las relaciones son más difíciles ahora

Las relaciones son más difíciles ahora Las relaciones son más difíciles ahora porque ya nadie se toma el tiempo en enamorar; las conversaciones se convirtieron...

Me preocupa la gente que dice que anda buscando el amor

Me preocupa la gente que dice que anda buscando el amor Me preocupa la gente que dice que anda buscando el amor, como si el...

Cuando dos personas realmente se aman

Cuando dos personas realmente se aman Cuando dos personas realmente se aman, encontrarás la manera de lograr que su relación funcione a pesar de las...

Aprendí que los amores eternos pueden terminar en una noche.

Aprendí que los amores eternos pueden terminar en una noche.que grandes amigos pueden volverse grandes desconocidos. Que el amor no tiene la fuerza que imaginé. Que nunca conocemos...
- Advertisement -

últimos artículos

Lo mejor de la vida

"Lo mejor de la vida es cuando encontramos personas que saben hacer de pequeños instantes, grandes momentos." Frases de la vida para reflexionar Me decía mi...

El valor de las cosas no está en el tiempo que duran …

El valor de las cosas no está en el tiempo que duran sino en la intensidad con que suceden. Por eso existen momentos inolvidables,...

La vida es como un camino, lleno de flores pero también de piedras.

La vida es como un camino, lleno de flores pero también de piedras. Hay buenos y malos momentos, sonrisas y llantos, alegrías y desgracias,...

Jamás uses algo para vengarte

Jamás uses algo para vengarte, solo siéntate y espera... Aquellos que te hieren suelen destruirse ellos mismos. Frases de la vida en imágenes Yo no...

La gente envidiosa es como los sapos

La gente envidiosa es como los sapos, tienen grandes ojos para criticar a los demás y larga lengua para hablar de todos, pero no...