El hombre y el mundo

El hombre y el mundo

Un científico, que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos. Pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas para sus dudas.

El hombre y el mundo  Un científico, que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos. Pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas para sus dudas.

Cierto día, su hijo de 7 años invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar. El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lugar. Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiese darle con el objetivo de distraer su atención.

De repente se encontró con una revista en donde venía el mapa del mundo ¡Justo lo que precisaba!. Con unas tijeras recortó el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta se lo entregó a su hijo diciendo: -”Como te gustan los rompecabezas, te voy a dar el mundo todo roto, para que lo repares sin ayuda de nadie”.
Entonces calculó que al pequeño le llevaría días componer el mapa, pero no fue así. Pasadas algunas horas, escuchó la voz del niño que lo llamaba calmadamente. -”Papá, ya hice todo, conseguí terminarlo”.
Al principio el padre no dio crédito a las palabras del niño. Pensó que sería imposible que, a su edad, hubiera conseguido recomponer un mapa que jamás había visto antes. Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño.
Para su sorpresa, el mapa estaba completo. Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares. ¿Cómo era posible? ¿Cómo el niño había sido capaz?
-Hijito, tú no sabías cómo era el mundo, ¿cómo lograste armarlo?
-Papá, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi que del otro lado estaba la figura de un hombre…
Así que dí vuelta a los recortes y comencé a recomponer al hombre, que si sabía como era. Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta la hoja y vi que había arreglado al mundo.

Artículo anteriorLas siete maravillas del mundo
Artículo siguiente¿Existe el mal?

Artículos relacionados

7 reglas de la vida

7 Reglas de la vida Haz las paces con tu pasado, para que moleste tu futuro Lo que otros piensen de ti,...

Los días buenos te dan FELICIDAD,

Los días buenos te dan FELICIDAD, los días malos te dan EXPERIENCIA, los intensos te mantienen FUERTE, las pruebas te mantienen HUMANO. Las caídas te...

Me gusta la gente que vibra

Me gusta la gente que vibra Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las...

Deja de querer cambiar a otro y trabaja primero en ti

Deja de querer cambiar a otro y trabaja primero en ti No son las personas las que te molestan, eres tu quien se molesta por...

Hay gente que se pasa la vida haciendo cosas que detesta

Hay gente que se pasa la vida haciendo cosas que detesta, para conseguir dinero que no necesita, para comprar cosas que no quiere, para...

3 etapas de la vida

3 etapas de la vida 3 etapas de la vida Jóvenes : tienen todo el tiempo y la energía, pero no dinero Adultos : Tienen dinero y...
- Advertisement -

últimos artículos

Lo mejor de la vida

"Lo mejor de la vida es cuando encontramos personas que saben hacer de pequeños instantes, grandes momentos." Frases de la vida para reflexionar Me decía mi...

El valor de las cosas no está en el tiempo que duran …

El valor de las cosas no está en el tiempo que duran sino en la intensidad con que suceden. Por eso existen momentos inolvidables,...

La vida es como un camino, lleno de flores pero también de piedras.

La vida es como un camino, lleno de flores pero también de piedras. Hay buenos y malos momentos, sonrisas y llantos, alegrías y desgracias,...

Jamás uses algo para vengarte

Jamás uses algo para vengarte, solo siéntate y espera... Aquellos que te hieren suelen destruirse ellos mismos. Frases de la vida en imágenes Yo no...

La gente envidiosa es como los sapos

La gente envidiosa es como los sapos, tienen grandes ojos para criticar a los demás y larga lengua para hablar de todos, pero no...