Inicio Quizás, cuando menos te lo esperes te viene la felicidad Quizás cuando menos te lo esperes te viene la felicidad sin buscarla o te dan la puñalada por la espalda. Quizá cuanto más ganas tengas de sonreír, la vida te sorprende y te hace llorar, o cuanto más ganas tengas de llorar te vuelve a sorprender y te hace sonreír.

Quizás cuando menos te lo esperes te viene la felicidad sin buscarla o te dan la puñalada por la espalda. Quizá cuanto más ganas tengas de sonreír, la vida te sorprende y te hace llorar, o cuanto más ganas tengas de llorar te vuelve a sorprender y te hace sonreír.

Quizás cuando menos te lo esperes te viene la felicidad sin buscarla o te dan la puñalada por la espalda. Quizá cuanto más ganas tengas de sonreír, la vida te sorprende y te hace llorar, o cuanto más ganas tengas de llorar te vuelve a sorprender y te hace sonreír.
Quizás cuando menos te lo esperes te viene la felicidad sin buscarla o te dan la puñalada por la espalda. Quizá cuanto más ganas tengas de sonreír, la vida te sorprende y te hace llorar, o cuanto más ganas tengas de llorar te vuelve a sorprender y te hace sonreír.